16 oct. 2010

La Economía para el hombre

¿Es la economía para el hombre o el hombre para la economía? Nadie con sentido común dudaría la respuesta; sin embargo, basta leer la prensa, las admoniciones de los banqueros, las exhortaciones y disculpas de los gobiernos, las declaraciones de infinitos, ilustres u oscuros economistas para que saquemos la conclusión de que la acertada es la que se deduce de la segunda parte de la pregunta. Los males que se anuncian, los sacrificios que se nos exigen tienen como objetivo la salud de la economía, que se manifestará en unas variables, PIB, IPC, Déficit…, ‘equilibradas’, aún a costa de la regresión en nuestro bienestar: menos renta, menos servicios, menos cobertura social, menos pensión, más trabajo.

Pronostican que la recuperación en Europa debe venir por el crecimiento de las exportaciones. Imposible que sea por el aumento de la demanda mientras suba o se mantenga el paro, se reduzcan los salarios y disminuya la inversión pública. De hecho en Alemania se ha presentado un repunte del PIB como consecuencia del aumento de las exportaciones, también en España se registra un ligero incremento de las ventas al exterior. ¿Qué porvenir tiene este movimiento? La demanda que lo ha generado proviene de los países emergentes (China, India, Brasil), que tienen elevados porcentajes de crecimiento pero en donde la renta y la protección del trabajo es mucho menor que en Europa ¿Cómo seguir colocando allí nuestros productos elaborados con costes mucho más elevados? Leo en los economistas del pronóstico antedicho que todo pasa por la localización de la producción en esos mismos países, único procedimiento para que se reduzcan los costes. Excelente conducta para los intereses del capital, pero nefasta para los ciudadanos que esperan la creación de puestos de trabajo, aquí y en buenas condiciones. En la UE se esperaba con ansiedad la recuperación alemana que debería ser la locomotora que arrastrara a los demás, sin embargo el leve crecimiento que se ha apuntado no ha tenido ese efecto ni parece que lo vaya a tener en el futuro inmediato porque no responde al crecimiento de la demanda interna sino a las exportaciones, como se ha dicho antes. La situación para el común de los alemanes sigue siendo mala, por la política restrictiva del gobierno conservador de la Sra. Merkel, igual que en España y en todas partes, donde se han impuesto (en el más duro sentido de la palabra) las recetas neoliberales.

Así volvemos al principio: puede que se produzca una recuperación, pero la sociedad se habrá segmentado más, el beneficio lo habrá acaparado el capital, y el paro y la pérdida de bienestar social permanecerán. ¿Es la economía para el hombre o el hombre para la economía? Pues parece que lo segundo.
_____________

No hay comentarios: