22 feb. 2015

Algo se mueve


No fui yo quien manejó el spray para esta pintada. Más bien estoy entre los que alardean de preferir realidades, aunque, pensándolo bien, no estoy seguro de no engañarme a mí mismo, como en tantas ocasiones.

14 feb. 2015

Primarias y realidad

Después del patético fracaso de la última revolución decimonónica, Cánovas del Castillo inició la construcción de un nuevo régimen, la Restauración. Lo montó sobre un artilugio político importado del admirado Reino Unido por su estabilidad secular: el bipartidismo y su turno pacífico en el poder. El sistema había nacido de forma natural en las Islas resultado de su dialéctica social y política y el éxito fue tal que llegó hasta nuestros días sin cambios importantes. El problema es que aquí había que crearlo ex nihilo y eso llevó a Cánovas a fundar su propio Partido Conservador y contribuir a que se creara un potencial oponente, el Partido Liberal, con la complicidad de Sagasta. Después hubo que poner en marcha un mecanismo que posibilitara el turno pacífico: cuando se consideraba oportuno, mediante acuerdo explícito o implícito, la Corona retiraba su confianza al primer ministro y procedía a encargar gobierno a un político de la oposición, que disolvía las Cortes y convocaba elecciones. El nuevo ministro de la gobernación (interior) ponía en marcha sus redes institucionales (gobernadores civiles) y clientelares (caciques) para lograr el resultado previsto, la mayoría parlamentaria para el nuevo gobierno. España no era Inglaterra.

7 feb. 2015

Burbujas

Hace unos pocos años asombrábamos al mundo con un crecimiento económico espectacular: venían inmigrantes por decenas de millares, invirtiendo una tendencia ancestral; nos pusieron una silla en el G7, aunque hubo que empujar por aquí y tironear por allá; desde el gobierno nos anunciaban que estábamos a la par con Italia y a poco tardar pasaríamos a Francia y a Alemania; además construíamos más casas que Inglaterra, Francia y Alemania juntas, aquí no queríamos alquileres sino propiedad para todos, incluidos los ‘pelaos’, para los de medio pelo, doble. Construíamos más aeropuertos que nadie, algunos sin aviones, más kilómetros de AVE, autopistas para hartar, una pluralidad de edificios singulares, en fin… Ya sabemos lo que pasó, era una burbuja, lo más parecido a un espejismo.

4 feb. 2015

Política y emoción

Soy uno de los que se equivocaron. El 15M me pareció un movimiento de la indignación incapaz de generar una propuesta política organizada y coherente. Ha transcurrido algún tiempo pero el resultado está ahí: Podemos es ya la gran amenaza para la derecha y para la izquierda parlamentaria y la gran esperanza de una masa de ciudadanos frustrados, empobrecidos, indignados, hasta ahora, desesperanzados. Un grupo de universitarios izquierdistas han sabido encauzar y dar forma política a aquel movimiento, en el que estuvieron presentes y no sabemos bien hasta qué punto contribuyeron a su gestación y desarrollo.