28 abr. 2014

La flauta de Bartolo

«Uno de los principales argumentos que esgrimen los enemigos de la libertad para justificar la existencia del Estado es el de garantizar la redistribución de la renta». Con esta frase lapidaria inicia su argumentación un colaborador (P. Martínez Bernal: “Capitalismo, filantropía…”) de la página web “Instituto Juan de Mariana” de corte ultra liberal y de la que mantengo un enlace permanente en este blog (a quien le sorprenda diré que a mi edad flaquea la capacidad de asombro y este sitio me la devuelve al nivel de la infancia con el leve esfuerzo de leer unas líneas de vez en cuando). El artículo, desde este comienzo alucinante hasta el último párrafo en que loa la solidaridad y altruismo de los supermillonarios, sin que medie coacción, agradecidos por su éxito, no deja de sorprender por la simpleza de los argumentos y el entusiasmo, digno de mejor causa, con que se exponen; pero no es mi objetivo entrar a analizarlo, sino utilizarlo como ejemplo de una actitud, que yo calificaría de impúdica, y testimonio de una avalancha ideológica asfixiante.

22 abr. 2014

Los dedos y los huéspedes

Desde hace algún tiempo las informaciones sobre el empobrecimiento progresivo del país suelen presentarnos la pobreza troceada: pobreza femenina, pobreza infantil... El asunto me llama la atención y no puedo evitar sospechas sobre alguna segunda intención oculta. Quizás como en otras ocasiónes es que simplemente los dedos se me antojan huéspedes, como solían decir los antiguos que no se manejaban demasiado bien con términos como paranoia,  conspiración o el híbrido de moda, que me resisto a escribir.

16 abr. 2014

Apaga y vámonos

Ochenta y tres años atrás se proclamó la II República consecuencia del agotamiento de la monarquía, por causa del mal uso que de ella hizo su titular y del malestar social. Cinco años de exaltación política y duros conflictos, que incluyen la revolución del treinta y cuatro, más tres de agonía bélica en una guerra nunca declarada oficialmente (Art. 6.- España renuncia a la guerra como instrumento de política nacional. Const. 1931). Cincuenta y nueve años antes había tenido lugar la primera experiencia republicana tras la abdicación de Amadeo I que dejó sin otra salida al parlamento, en donde los republicanos eran minoría. En aquella ocasión el bisoño régimen republicano, que se debatió entre la inestabilidad política, la insurrección carlista, la revuelta cantonalista (apoteosis del federalismo doctrinario y anarquizante) y la guerra en Cuba sólo sobrevivió 22 meses. Martínez Campos la liquidó manu militari cuando se ensayaba un centralismo autoritario inspirado en la francesa III República de Mac-Mahon.

9 abr. 2014

La desigualdad es injusta e ineficiente

Hace unos días escribí sobre la desigualdad y cómo ha empezado a escalar nuevas cumbres después de un periodo (1950/80) en el que alcanzó mínimos históricos, al menos en Occidente. Los revolucionarios franceses colocaron la igualdad en el centro de su eslogan (liberté, egalité, fraternité) y en el centro de la bandera (blanco). Desde luego ellos se referían más bien a la igualdad ante la ley y yo trato hoy de reflexionar sobre la igualdad económica, asunto mejor representado por la fraternité y el rojo.

3 abr. 2014

Los silencios de Rajoy

Necesitaríamos un psicoanalista amén de un politólogo para explicarnos los silencios de Mariano Rajoy. El último y más sorprendente es el que mantiene sobre la designación de candidatos para las europeas. En un momento en que todas las formaciones políticas hacen espectaculares aspavientos para convencernos de que somos nosotros los que elegimos a los candidatos mediante primarias, previas o como se las quiera llamar, el PP se ufana de su tradicional sistema autoritario de designación, manteniendo a todos, incluidos ellos mismos, sobre todo a ellos mismos, pendientes de la decisión de su presidente.