31 mar. 2014

La desigualdad que viene

El efecto más irritante de la crisis es el crecimiento de la desigualdad. Al tiempo que decrecen los ingresos de la inmensa mayoría (por la disminución de la actividad, el encojimiento de salarios y prestaciones sociales y el aumento disparatado del desempleo) aumentan los ingresos de una aristocracia del dinero, una exigua minoría de gestores de las grandes empresas y potentados de las finanzas; en suma, una polarización de la riqueza, a contrapelo de lo que habíamos creído que era la tendencia natural del progreso, en cuyas claves nos juzgábamos ya versados.

25 mar. 2014

Suárez y la Transición

La desaparición de Adolfo Suárez nos hace volver de nuevo sobre la Transición y sus protagonistas, y, cómo no, sobre el valor político y humano del personaje.

Los análisis a corto plazo son siempre problemáticos por la inaccesibilidad de los documentos, los intereses aún vivos y las traiciones de la memoria. La mitomanía, tan irresponsable y frecuentemente cultivada, es otro elemento tergiversador.

18 mar. 2014

Reflexiones sobre la democracia (10)

Mucha gente se siente cómoda con regímenes autoritarios o dictatoriales. Los que hemos vivido en uno de ellos tantos años guardamos memoria de la conformidad, identificación y hasta entusiasmo con que una, me atrevería a decir, mayoría de compatriotas se manifestaba a diario. Cierto que la ausencia de crítica, el adoctrinamiento y los aparatos represivos contribuían poderosamente a mantener la situación; pero, era perceptible, en el fondo de las conciencias, la comodidad con que se aceptaba la situación y, consecuentemente, la incomodidad y la inquietud con que muchísimos enfrentaron los primeros zarandeos democratizadores procedieran del propio régimen o de la oposición, hasta entonces clandestina.

11 mar. 2014

¿Existe una cultura europea?

¿Existe una cultura europea? Si la respuesta fuese afirmativa ¿Cómo definirla o describirla? En este momento en que la construcción de una unión europea parece imparable (a pesar de la crisis y porque al superarla es de prever un salto adelante) estas preguntas son pertinentes.

Cuenta la mitología clásica que Europa era una princesa fenicia, semita según nuestros esquemas etno-históricos de hoy, que fue raptada por Zeus. Se había mostrado ante ella como un manso toro blanco, pero tan pronto la ingenua muchacha se encaramó confiada en su lomo emprendió la carrera que ya no detuvo hasta llegar a Creta.

5 mar. 2014

Mismos perros, distintos collares

En los años de tránsito del siglo pasado a éste dirigió la Reserva Federal, institución clave en la política económica de USA y el Mundo, Alan Greespan, uno de los apóstoles del neoliberalismo. En su informe anual ante el Congreso en 1997 justificó el éxito económico de su política porque estaba imponiendo «una mayor inseguridad en los trabajadores». El evangelio neoliberal se escribe en ‘neolengua’, invirtiendo la semántica al uso para desembocar en una jerga confusa a oídos del común pero transparente para sus seguidores; rara vez utiliza expresiones tan reveladoras de su verdadera sustancia como la anterior, pero, a veces, cuando sus pastores se sienten rodeados de colegas, ignoran al rebaño y pierden las formas.

1 mar. 2014

Fundamentos éticos de la Renta Básica

La sociedad humana a lo largo de los milenios de su existencia ha acumulado un patrimonio colectivo cuyos beneficios corresponden a todos y cada uno de sus componentes. Sin interferencias injustificadas ese legado debería bastar para garantizar una existencia digna a todo humano allí donde resida y proceda del grupo que proceda.

La civilización, o la cultura, es un proceso acumulativo y dado que todos los humanos que hoy pueblan el Mundo proceden de ancestros comunes, los herederos de todos los logros de la raza humana hasta el día de hoy son todos sus miembros, no sólo los más poderosos, que, de hecho, han monopolizado esos bienes y se esfuerzan por asegurárselos para el futuro. Cualquier progreso tecnológico o científico de hoy, por muy bien que esté identificado su autor, no sería posible sin los millones de pequeños o grandes pero anónimos avances sucesivos y acumulativos que ha generado la humanidad desde el principio de los siglos. Cualquier propiedad sobre cualesquiera bienes sólo es posible porque lo permiten unas leyes que derivan de una coyuntura sociopolítica concreta, siempre susceptibles de ser abolidas en nombre de otros principios más justos.