25 ene. 2014

Consejos para la boca del túnel


Todos los mensajes del gobierno apuntan a que estamos saliendo del túnel. Se ha certificado que la luz que los augures divisan al fondo no es la de ningún convoy que venga en sentido contrario sino la del Sol. Todos sentimos verdadera necesidad de creerlo, sin embargo, ¡ay! junto a la presunta luminaria aparecen síntomas inquietantes.

21 ene. 2014

Liberarnos de la historia

Sitio de Barcelona 1713/14

Oí en tv a Fernando Savater afirmar, citando a Steiner, que los hombres no tenemos raíces, como las plantas, sino piernas; así que, cuando hablamos de raíces (lo radical, lo fundamental) debemos deducir que nos referimos a algo que está delante de nosotros, en el futuro, no detrás, en el pasado. Es una llamada a liberarnos de la historia, que si como memoria tiene algún sentido será el de redimirnos de errores pasados. Cuando se apela a la historia como guía de futuro se está sacralizando el error. Se está convirtiendo un camino de conocimiento en proceso de iniciación; unas conclusiones, por científicas, falsables, en verdades absolutas ante las que sólo cabe la veneración. Así, la historia es creencia, no conocimiento. Los nacionalismos tienen este efecto perverso e irracional, se den en Gerona, Valladolid o Córdoba.

17 ene. 2014

En la diana

El descrédito de los políticos y de la política es un síntoma global que afecta a todos los países con sistemas democráticos. Está en la prensa y en el debate político del mundo entero. Las causas son oscuras, no así los efectos: crecimiento del populismo y la demagogia, ascenso de los radicalismos, especialmente de derechas, que reniegan abiertamente de las instituciones democráticas y de sus mismos principios, o que mezclan medidas populistas con autoritarismo (desde el Partido del té a Amanecer dorado, pasando por el UK Independence Party o el Frente Nacional francés).

13 ene. 2014

¿Mujeres o hembras?

En el ámbito rural, la generación anterior a la mía usaba con frecuencia “hembra” y “macho” (los hombres a veces eran "varones") para designar a las niñas y niños que una madre había engendrado (“he tenido tres hembras y un varón”). Quizás la costumbre era producto de la convivencia con los animales domésticos. Lo cierto es que esos términos hacen referencia al sexo de los animales, entre los que se incluye al hombre. Pero para los seres humanos la lengua tiene términos específicos: mujer y hombre o varón porque hombre se usa como genérico de la especie sin distinción de sexo o género; niños y niñas, etc.

¿Qué diferencia a una hembra de una mujer? Justamente lo que va de un animal a un ser humano. El hecho de que la mujer, como humana, es un sujeto moral. Y eso ¿qué significa?

11 ene. 2014

Gobernar para tontos

El ADN de un gobierno no se obtiene apriorísticamente de su programa sino de su acción legislativa; sin embargo, es revelador analizar, aparte el contenido de las leyes, algunas cuestiones que pueden parecer, por lo marginales, desechables. Me refiero a factores derivados de la mecánica parlamentaria, del análisis de la opinión pública, etc.

La observación del parlamentarismo británico durante el XIX nos proporciona datos curiosos. Disputaban dos grandes partidos: “whig”  liberal y “tory” conservador. Por poco que miremos advertimos en seguida que muchas de las leyes más progresistas no fueron aprobadas durante los gabinetes whigs, como cabría esperar, sino por los torys. Para muchos historiadores existía un pacto implícito entre ambos partidos que permitía introducir reformas con la mínima oposición posible, al tiempo que aseguraba al legislador acomodar la ley en cuestión a sus presupuestos ideológicos, ya que si ellos no tomaban la iniciativa lo harían los opositores, con resultados menos asumibles.

6 ene. 2014

A propósito de la futura (¿penúltima?) ley del aborto

Las sociedades patriarcales antiguas reducían el papel de la mujer en la procreación a una función instrumental, mero recipiente donde se contenía y formaba la nueva criatura. Después se encargaba de los cuidados necesarios hasta que el niño conseguía una cierta autonomía, en torno a los siete años, que pasaba al cuidado del padre. Naturalmente me refiero a los varones, las niñas nunca abandonaban el gineceo porque su papel social, como mujeres, no se consideraba relevante. Con variantes, esto es válido para todas las sociedades patriarcales, es decir, todas si fuera cierto que la sociedad matriarcal ha sido más una construcción intelectual que una realidad.

2 ene. 2014

La revolución y la conciencia

La crisis ha tenido un efecto político curioso pero esperado por repetido históricamente: que los ciudadanos de las democracias europeas han preferido hacer frente a los malos tiempos votando a la derecha, a pesar de que todo el mundo sabe que esta opción distribuye peor que la izquierda. Pareciera que en éstos casos importa menos la justicia social, o que la solidaridad se manifiesta con más dificultad. Crecen las acciones de caridad pero disminuyen las acciones políticas igualitarias, precisamente cuando más claramente se manifiesta su necesidad. La explicación no es política, ni siquiera económica: es una falacia, que ni me molesto en justificar, que en la crisis haya que ahorrar encogiendo las políticas redistributivas.