26 sept. 2014

¿Retroprogreso?

Hay muchos que no creen en el progreso o dan a la evolución (positiva) que se esconde en el vocablo un sentido negativo. No es nada nuevo, ya en la Grecia de finales del siglo IV a.n.e., seguramente como reacción al progreso material y cultural del momento, surgió una escuela de filósofos llamados cínicos que vivían según la naturaleza despreciando los bienes de la civilización, de ahí su nombre (κύων kyon: ‘perro’; kynikon: perruno, que viven como perros). Por otra parte, los mitos de la edad de oro o del paraíso perdido sintetizan la historia humana como una regresión brutal e irreversible.

21 sept. 2014

Cultura basura

Hay comida basura, televisión basura… Vivimos la era de la basura. Aparte los detritus de millones y millones de toneladas de desechos materiales que asfixian a las concentraciones humanas agobiadas por la enormidad del consumo, es evidente que una buena parte de lo que hacemos o consumimos en forma de hábitos, espectáculos, fiestas… merece también el calificativo porque son perfectamente desechables. De esta categoría forman parte ciertas clases de alimentos y modos de alimentarse que tienen que ver con la intromisión de la industria en terreno tan vital o algunos programas televisivos cuyo leitmotiv consiste en hurgar y enturbiar la intimidad de sus víctimas o simplemente en mostrarla como espectáculo. Ambos son sólo parte de algo más amplio y comprensivo que podríamos denominar cultura basura.

17 sept. 2014

España y Cataluña

El catalanismo soberanista se zampa los siglos como rosquillas. De lo que hoy se habla en Cataluña es de 1714 (Guerra de Sucesión) o de 1640 (rebelión de los catalanes) y si me apuráis del matrimonio de Petronila y Ramón Berenguer IV (S. XII), coyunda que inició la vocación peninsular catalana y de cuando le viene la condición de principado, ya que como consorte de la reina de Aragón el conde usó el título de príncipe. En cambio apenas si recuerdan algo del XVIII para acá que no sea la lacra franquista; por cierto, soportada por todos los españoles (y financiada por unos pocos, algunos de los cuales eran catalanes y otros vascos), o aquella ocurrencia de Espartero de bombardear Barcelona desde el puerto cuando la polémica proteccionismo-librecambio (los industriales catalanes exigían proteccionismo, o sea, más Estado).

13 sept. 2014

La discordia nacionalista

La solución territorial autonómica no fue una ocurrencia de los legisladores del 78. La II República (1931) ideó un estatuto de autonomía para Cataluña en un intento de neutralizar el impulso soberanista que había llevado a la proclamación del Estado catalán por parte de políticos municipales de Esquerra, aprovechando el vacío momentáneo por la caída de la monarquía. La posibilidad de otorgar otros tantos a aquellos territorios que lo reclamaran, con ciertas condiciones, era obligado en justicia para que no se entendiera el primero como mero privilegio, obtenido en un tours de force oportunista del catalanismo.

11 sept. 2014

Cambiar de escenario

El fin de la historia se ha proclamado o se ha anunciado muchas veces. La de Fukuyama a finales del siglo pasado, en la que proclamaba al neoliberalismo –la última utopía− como el agente clausurador, sólo ha sido la más reciente1. Todas, incluidas las utopías religiosas, anuncian el fin del movimiento para el momento de su triunfo, a partir de entonces el cambio se convierte en estúpido descarrío, o en simple imposibilidad. El establecimiento de la utopía reclama la quietud, el fin de la historia.