29 may. 2015

El poder de la oración

Me sorprende la sorpresa que un día sí y otro también expresan los medios y sus lectores (radioyentes o televidentes) ante la reciente constatación de que el trabajo no es incompatible con la pobreza, ¡que hay trabajadores pobres! ¿De dónde salen? (los pobres no, los sorprendidos) ¿En qué sociedad han nacido, han vivido, se han educado? Aparte Los tres cerditos y otras similares ¿cuáles fueron sus lecturas? Puede que sea cosa mía: lo mismo que las articulaciones empiezan a negarme el servicio que se supone que me deben, las neuronas responsables del asombro han podido emprender el mismo camino de insurgencia. No creo porque de hecho me maravilla el fenómeno (que se sorprendan), como manifiesto a la entrada.

25 may. 2015

Vergüenza ajena

Todavía no se había acostado Rajoy, enzarzado en el análisis de las elecciones en busca de algo con qué disimular la colleja recibida, cuando un grupo de romeros en lucha a brazo partido con otros no menos esforzados asaltaban en Almonte la reja de la ermita para sacar en procesión la imagen de la Diosa Madre cristianizada que aquí llaman Rocío.

22 may. 2015

Efectos secundarios

El sistema electoral español es proporcional corregido. Barajando sólo los números las distorsiones finales a la proporcionalidad estricta no son excesivas ni mucho menos. Sobre todo si se eliminaran la desviaciones que introduce la geografía electoral, distritos provinciales muy grandes y desiguales. ¿Por qué entonces se ha manifestado, desde que se consolidara la Transición, prácticamente como mayoritario, concentrando el poder en dos grandes partidos que se alternaban con regularidad teutónica?

20 may. 2015

Moviendo los muebles

Todo el mundo da por hecho que se ha acabado el bipartidismo. Eso parece; sin embargo, para un cambio tan importante, sólo hizo falta que los ciudadanos se pusieran las pilas. Sin cambios constitucionales, ni siquiera de la ley electoral.

Una virtud innegable que tuvo el 15M fue concienciar políticamente a multitud de jóvenes… y menos jóvenes; el motor primero: la crisis (financiera → económica).  Las democracias, por imperfectas que nos parezcan, tienen recursos autorregeneradores que se ponen en marcha con sólo que los ciudadanos tomen conciencia del protagonismo que les otorga el sistema y con la única condición de que ningún poder fáctico (económico, militar, religioso… etc.) haya aprovechado el dormitar o el despiste ciudadano para arraigar con demasiada consistencia en las grietas del sistema. Otra cosa es el diagnóstico que se haga sobre la capacidad de tales fuerzas para condicionar el proceso político, lo que dependerá de posicionamientos ideológicos, es decir, de decisiones previas en las que nunca sabremos cuanto había de emoción y cuanto de razón. Quizás no importe en absoluto.

14 may. 2015

Encuestas

Me levanto temprano e indefectiblemente me desayuno cada día con un café con leche largo y una encuesta al gusto… de quién la encargó. Por ellas me entero de que los míos no paran de encoger: llevan embebiendo muchos meses y a estas alturas no valen ya ni para unas elecciones en Lilliput. Mi voto será irrelevante, como siempre, sólo que en esta ocasión amenaza con convertirse en una rareza. Bueno, cuando los que ganen empiecen a hacer sandeces, si no putadas, nadie podrá acusarme de responsabilidad alguna, ni por acción ni por omisión. No es poco, porque una cosa es que uno haya metido mano en bolsa pública, perseguible por la justicia pero excusable ante la opinión ‒mil ejemplos de exitosos políticos corruptos lo avalan‒, que haber votado a un cantamañanas, verbi gratia Zapatero, no perseguible pero imperdonable ante la conciencia propia y la opinión ajena. Francamente, yo temo más a la conciencia, que me quita sueño y apetito, que a la justicia, que me proporcionaría cama y rancho. A juzgar por la densidad de la población carcelaria, a los demás les ocurre lo mismo, sólo que ellos no tienen empacho alguno por poner en práctica sus preferencias por la segunda parte de la alternativa.

11 may. 2015

Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí

Cuando Pilatos ofreció la libertad de Jesús dando a elegir entre él y un asesino convicto para ser indultado, las masas allí concentradas no lo dudaron, eligieron a Barrabás. Los evangelios no aclaran el desaguisado y los que nos educamos (¿?) con él (y con otros muchos por el estilo que nos ofrecen las Escrituras) jamás resolvimos el dilema, así que tampoco superamos nunca el trauma intelectual o moral derivado. Personalmente, con el tiempo, acabé perdiendo la fe en Dios, en la justicia y en las masas.

1 may. 2015

E pluribus unum

E pluribus unum (de muchos uno) reza el sello de los EE.UU. Los Reyes Católicos, por su parte, escogieron como lema un yugo y un haz de flechas que, aparte otros mensajes más o menos evidentes, simbolizaban la pluralidad al tiempo que la fuerza que genera la unión. Los fundadores de Estados se han planteado muchas veces el dilema de compaginar la complejidad originaria con la unidad y una cierta homogeneidad que facilite su buen funcionamiento. Armonizar esta polaridad se ha convertido a veces en el gran problema, nunca resuelto, de algunos Estados. Los EE.UU. parecen haberlo zanjado con éxito, no así España.