31 dic. 2015

Un montón de gente

Si lanzamos una moneda al aire las probabilidades de que salga cara o cruz son las mismas, 50% para cada una. De hecho si las tiradas se prolongaran al infinito el resultado, dicen los matemáticos, sería siempre el empate. Por extraño que parezca el resultado más probable en una asamblea de 3030 miembros que vota SI o NO es el empate, o sea, 1515 para cada opción. Naturalmente para eso se necesitaría que sus componentes fueran elementos no pensantes, como las monedas. Cualquier actividad cerebral introduciría variantes que destrozarían las matemáticas. Y si se supone que el grupo tiene una cierta homogeneidad en su pensamiento, como debe ocurrir en un partido político o candidatura, y la pregunta no se refiere a sus preferencias por los dulces de pascua, el empate sólo se explica por la intervención del maligno, como sugirió el líder máximo del evento que nos ocupa, la asamblea de la CUP. Si no se cree en Satanás la opción que nos queda es suponer que la actividad cerebral de los presentes fue próxima a cero.

27 dic. 2015

La solución el año próximo

No asusta la muerte sino cómo llega, y la que nos espera después de las digestiones de los mantecados y de las elecciones 20D va a ser lenta y cruel.

Es habitual que tras la noche del recuento todos los partidos participantes se muestren satisfechos porque siempre hay un aspecto de los resultados en el que encontrar consuelo y aún alardear ante el personal. En esta ocasión por muchas vueltas que le demos todos han perdido.

PP y PSOE han extraviado millones de votos y sus líderes se tambalean, aunque, como suele ser habitual entre nosotros, en lugar de abandonar se defienden como gato panza arriba. Lo de la vergüenza torera ha quedado definitivamente restringido al uso exclusivo de la tauromaquia.

17 dic. 2015

Física, geografía y política

La física tiene reglas inmutables: ningún cuerpo puede ocupar al mismo tiempo el lugar de otro, según la ley de impenetrabilidad, que no requiere mayores explicaciones porque se puede percibir y aceptar intuitivamente sin gran esfuerzo intelectual. En política, por el contrario, parece no haber nada inmutable, pero, así y todo, en la geografía partidaria esta ley se cumple siempre. El feroz combate por el centro que se libra entre todos los partidos que aspiran en serio a conquistar el poder es demostración palpable.

10 dic. 2015

Entre el sueño y la pesadilla

El Estado nación se desmorona. La globalización no es un proyecto de fuerzas benéficas o maléficas, es un hecho, y «Europa es el único continente donde esa pérdida de poder [del Estado nación] no solo está ocurriendo, sino donde, hace más de sesenta años, se puso en marcha como una decisión política consciente, desarrollada en pasos pequeños y controlados como una comunidad de solidaridad internacional»*. La operación implicaba la superación del nacionalismo, responsable, principal o subsidiario pero indiscutible, de las últimas tragedias europeas, que superaron los límites del continente para afectar al mundo entero.

3 dic. 2015

Los malos son ellos

Los malos y los buenos no están bien distribuidos. Casi todos los buenos están por aquí, a nuestro alrededor, en cambio los malos muestran una extraña preferencia por merodear en otros vecindarios, los del prójimo. Veo Carlos, la serie sobre el emperador con que nos obsequia TVE y me quedo pasmado de la maldad, frivolidad, doblez, estupidez o lujuria de los reyes de Francia o Inglaterra, incluso los papas, en contraposición a la caballerosidad, bonhomía y hasta capacidad para el amor verdadero, de los de España, que apenas si tienen que mejorar en alguna cosilla de poca monta. Hay que incluir a las reinas que aunque sean extranjeras de origen en seguida se contagian de las buenas cualidades del lugar, y si naciendo aquí marchan afuera nunca las abandonan. Viendo la serie no se me va de la cabeza aquella copla que dice: La española cuando besa/ es que besa de verdad… Debería estar en la banda sonora, por lo menos en las escenas con féminas.

30 nov. 2015

Papas y califas

En 2014 al-Baghdadí, jefe del neonato Estado Islámico (EI),  fue proclamado califa en Mosul después de 90 años de interregno desde la deposición del último de la serie turca. Los califas fueron los sucesores de Mahoma como jefes políticos y espirituales de la Umma, comunidad  de los creyentes. Una situación prácticamente idéntica a los papas de Roma, vicarios de Cristo y jefes de estado, más o menos poderosos según las circunstancias, desde la desaparición del Imperio Romano.

28 nov. 2015

La coherencia de la extrema izquierda

Es difícil abrir un periódico sin que pueda uno leer aquello de que la CUP, con sus exigencias radicales, es el único partido coherente del batiburrillo político catalán. Lo mismo podía decirse del primer Podemos. Lo mismo se ha dicho siempre de cualquier radicalismo. Desde una proposición que no ve más solución que hacer tabla rasa, no dejar ni las raíces, cualquier solución que se base en el consenso, la negociación o el respeto a posiciones no concordantes y a los caminos ya transitados, son sólo componendas, cuando no corruptelas o traiciones. Nada más fácil que ser coherente cuando sólo se atiende a un constructo ideológico abstracto, por mucho que sus partidarios aleguen que nace de un análisis previo y, por supuesto, certero de la realidad.

17 nov. 2015

Guerra de religión

Quizás sea cierto lo que dicen responsables políticos y algunos progres a la violeta, esta vez de acuerdo, sobre que la religión no es el móvil de los crímenes del yihadismo; pero, al menos, es la coartada, y hasta es lícito preguntarse si no está ahí para serlo. No hay acción humana que tenga una sola motivación. La complejidad de la conciencia y de la sociedad, su estructura y su evolución, lo impiden. Pero no quitemos importancia al protagonismo que los propios ejecutores de las fechorías dan a los gestos religiosos.

15 nov. 2015

El hecho diferencial

Estamos acostumbrados (iba a decir hasta las narices) de hechos diferenciales aquí en nuestro país, ¿o quizás debería decir países? Bueno, aquí. Sin embargo, permitidme el casticismo, en todas partes cuecen habas. David Cameron, que desconfía de los catalanes por el rollo de Escocia, recurre a lo mismo para chantajear a la UE, reclamando, no ya un trato diferencial, que lo tiene, sino una completa reforma (hacia atrás) de los tratados para acomodarlos a su supuesta peculiar condición o, de lo contrario, se darían el piro. Desconectarían, que se dice ahora. Se pone duro con la UE para ganar el referéndum que tiene convocado, o convocó el referéndum para ponerse duro. El caso es que a quien la situación se le pone cruda es a los demás por el peso de Inglaterra y porque sería un peligroso precedente. ¿No es lo mismo con Cataluña?

11 nov. 2015

Una más para el mar de dudas

Acabo de leer un extraordinario artículo de J. Pérez Royo (Reino de España: la reforma constitucional imposible, 8/11/2015), en él que analiza cómo la sentencia del T.C. de 2010 sobre el Estatut rompió el pacto constitucional y funcionó como un golpe de Estado que dejó a la Constitución fuera de servicio:

«Desde que el Tribunal Constitucional dictó la STC 31/2010 España carece de "constitución territorial". Formalmente tiene la misma Constitución y los mismos Estatutos de Autonomía que tenía antes de que la sentencia fuera dictada, pero materialmente nos hemos quedado sin Constitución»

4 nov. 2015

Ignorancia, populismo y política

Vivimos una época privilegiada por la abundancia de información y el acceso a la educación más alta para el mayor número de gente que haya existido nunca. Sin embargo, paradójicamente, el oscurantismo, el conocimiento esotérico, la tecnofobia, la desconfianza hacia la ciencia, la superstición… crecen, si no al mismo ritmo sí de manera excesiva. Lo verdaderamente lamentable es que, como la política se corrompe con facilidad, y no sólo por el dinero, desde las instancias de poder se propician a veces actitudes que tienen que ver con esas formas pervertidas de conocimiento.

1 nov. 2015

La CUP

Los marxistas clásicos pensaban que la mundialización de la revolución no sería posible si no comenzaba en el corazón del sistema capitalista. Sin embargo triunfó en Rusia. Durante el breve mandato de Lenin esa idea le llevó a estimular y sostener cualquier impulso revolucionario en las potencias del centro (Alemania, Reino Unido, Francia…), convencido de que la propia revolución soviética carecía de futuro si no se lograba el estallido en la Europa occidental industrializada. Los esfuerzos resultaron fallidos, por lo que el comunismo soviético se bunkerizó para sobrevivir y los éxitos revolucionarios se limitaron a algunas zonas de la periferia, cada vez más raras y aisladas a partir de los sesenta. Al final del siglo la revolución era un recuerdo.

27 oct. 2015

Cambiar o no cambiar, ésa es la cuestión

Probablemente el más grave error que cometieron los constitucionales del 78 fue blindar el texto para que no pudiera ser reformado en algunas cuestiones clave. Hicieron una constitución “para toda la vida”. Por supuesto que en el propio texto se contempla una eventual reforma, pero las cautelas y el procedimiento laberíntico con que se protege el núcleo duro son tales que ronda lo imposible. Aparte las trabas legales están las mentales adquiridas en un peculiar análisis del pasado reciente (XIX y XX) que demoniza el cambio y los tanteos en la construcción de un Estado moderno, lo que, inevitablemente, es una tarea sin fin porque la modernidad es una meta móvil que nunca se alcanza.

20 oct. 2015

Lo actual y lo moderno

Hubo un tiempo en que lo moderno se recibía con desconfianza y rechazo. Lo antiguo, lo tradicional se aceptaba, en cambio, porque lo avalaban las generaciones anteriores respetadas como detentadoras de la sabiduría y la experiencia. En nuestro tiempo ocurre al revés, lo moderno arrasa sin paliativos. El problema es saber que es moderno y qué añejo, porque nos pueden dar con facilidad gato por liebre.

16 oct. 2015

El crecimiento

Estamos obsesionados con el crecimiento, me refiero al crecimiento económico. Lo cuantificamos, lo desmenuzamos, lo analizamos, lo buscamos revolviendo todo tipo de índices e indicadores y aunque no aparezca por ningún lado no renunciamos a él y, en el peor de los casos, cuando no está, calificamos  la situación de crecimiento negativo. Como pasa con cualquier uso de los tiempos, nos parece que siempre fue así, sin embargo esta manía del crecimiento no nos acompañó históricamente, ni siquiera se puede decir que es inherente al capitalismo. Antes de los sesenta del pasado siglo no existía. Sin embargo a finales de la década ya había empezado a generar inquietud hasta el punto de producir el famoso informe del Club de Roma que proponía el “crecimiento 0” (1972). Inmediatamente después (1973) se desató la primera crisis producida por el temor al agotamiento próximo de un recurso fundamental: el petróleo, lo que no ocurrió ‒las reservas aumentaron y, más de 50 años después, el progreso tecnológico (fracking) y otros sucesos (deshielo del Ártico) han permitido aplazar sine die tan fatídica predicción.

13 oct. 2015

El bolero de la indepedencia

Lo que está más de moda es la independencia, pero a ritmo de bolero. O sea, que quien la desea no la consigue por la oposición de fuerzas invencibles. En los días de la descolonización las independencias cundían como rosquillas, pero aquello se acabó hace mucho. Recuerdo cómo entonces se construían nacionalidades ancestrales de urgencia para gentes que, habiendo quedado encerradas por unas fronteras arbitrarias que trazaron políticos europeos en sus despachos y mesas de negociación, se apresuraban a emplearlas en la consecución de un puesto en la ONU. ¡Qué tiempos!

6 oct. 2015

La izquierda, el independentismo y el caganer

El cabeza de lista de la candidatura que lideró Podemos en Cataluña para el 27S había votado Sí - Sí en la consulta del 9N no porque fuera independentista sino porque ‘se lo pedía el cuerpo’. Hay otros izquierdistas que lo hicieron no porque fueran nacionalistas sino por ser independentistas. Parece que la casuística es amplia y yo que, según parece, sólo conozco a la izquierda trasnochada, voy descubriendo los casos poco a poco, la imaginación no me da ya para mucho.

4 oct. 2015

Tormenta perfecta

Se puede asegurar que los años que se abren con la Transición no tienen paralelo en la historia de España. Probablemente no es sólo mérito del proceso que se inició en el 75: la evolución mundial y del entorno es una corriente que arrastra; pero hubo entonces una clara voluntad y el innegable acierto de marchar con la corriente, y hasta de ganar posiciones en el camino. Jamás habíamos protagonizado nada parecido. Sin embargo el éxito no se gestionó bien y el primer tropiezo importante resucitó los fantasmas del derrotismo que aún vagaban cerca.

28 sept. 2015

28 S... y siguientes

Nos pasaremos muchos años sacando consecuencias de las elecciones del 27S en Cataluña, pero así, recién celebradas, se me ocurren algunas como futuribles no descabellados.

Respecto a la independencia seguramente habrá un efecto similar al que tuvo el fallido referéndum de hace unos meses: hasta los soberanistas verán tarde o temprano que han retrocedido respecto de la situación de la pasada legislatura, en votos y escaños, pues, aunque hayan conseguido la mayoría de diputados, los otros datos les desautorizan para concluir el procés; en esta tesitura nada empieza y nada acaba, pero de momento quizás cunda cierto desánimo en sus filas; desde luego, nada que no pueda arreglar un nuevo predicador, un nuevo acto de fe. De cualquier modo, las decisiones a tomar en los próximos días pueden convertirse definitivamente en una huida hacia adelante en la que será difícil mantener la unidad que han exhibido hasta el 27. No les arriendo la ganancia.

23 sept. 2015

Cataluña, otra encrucijada

En 1931 Francesc Maciá proclamó la República de Cataluña desde el balcón del ayuntamiento aprovechando el triunfo de Esquerra Republicana en las elecciones municipales recién celebradas. Puede parecer extraño tratándose de unas municipales, pero casi simultáneamente se había proclamado la Republica Española en Madrid como resultado de las mismas elecciones. El desprestigio de la monarquía que había llegado al límite con la solución dictatorial de Primo de Rivera de la que había sido consentidora y cómplice y la derrota de los partidos del sistema hicieron posible el cambio de régimen catapultado desde unas elecciones que legalmente sólo pretendían restaurar la democracia en los ayuntamientos. Inmediatamente el Gobierno Provisional republicano negoció con los independentistas que se avinieron a razones con la promesa de un estatuto y la resurrección de la Generalitat desaparecida desde 1714. Si la historia da lecciones aquí hay una.

19 sept. 2015

Desintegración vs. integración

Primero fue el Euro, la moneda común. Ahora Schengen, la libertad de circulación. El impacto de la crisis económica ha hecho tambalear la moneda y aún no sabemos si escapará sin daños de la conmoción, ni siquiera si pervivirá. La crisis en Oriente Medio, en donde Siria era una piedra maestra, removida en buena parte por los errores en la política exterior de EE.UU. y sus aliados, afecta ahora gravemente a Europa en forma de una apabullante marea de refugiados. La moneda y las fronteras, los dos símbolos más evidentes de la soberanía, que los Estados más decididos (¿ingenuos?) de la Unión quisieron empezar a poner en común como símbolo, a su vez, de la firme decisión de caminar juntos, amenazan con regresar a sus posiciones de partida ante la onda renacionalizadora que traen las crisis (económica y política) y la falta de convicción y experiencia comunitarias de los países integrados en aluvión en las últimas ampliaciones.

15 sept. 2015

La política, estúpido

Una cosa es la incongruencia del nacionalismo y otra la necesidad política de tenerlo en cuenta en cualquier proyecto de convivencia. Es cierto, además, que muchas veces la oposición al nacionalismo viene impulsada por otro nacionalismo. La cuestión es de máximo voltaje político y hay que tratarla con cuidado exquisito. Lamentablemente cuando el nacionalismo se convierte en problema los ciudadanos oponentes suelen reaccionar con ira y dotarse de dirigentes inclinados a una inmovilidad pétrea o a soluciones drásticas, con poco uso del cerebro. Señal evidente de que lo que hay al otro lado es otro nacionalismo, otro sentimiento agraviado.

12 sept. 2015

Sacerdotes de la memoria

Sacerdotes de la memoria llama Slomo Sand en La invención del pueblo judío a los supuestos científicos creadores de historias nacionales. Clerecía más apegada a las creencias que a las ideas dicen Arruñaca y Lapuente (El País, 4/9/15) que son los intelectuales del nacionalismo, incluidos historiadores y muchos auténticos clérigos de ambos sexos, exclaustrados o no. Después del futbol el nacionalismo es el culto laico de más éxito en este país y el más peligroso. Un culto que encontró un caldo de cultivo ocasional en la operación descentralizadora que emprendió la Transición, acabada en fiasco por la miopía de muchos políticos, la perezosa incomprensión de tantos ciudadanos y la tentación populista, no sin originar por mil rincones de este país un afán por encontrar irreductibles identidades detrás de cada giro lingüístico, de cada evento o hábito folclórico; una carrera por situar la antigüedad o marcar la mayor pureza, o el mayor mestizaje, según convenga, de pueblos imaginarios. En este tiempo en que las naciones no se sabe lo que son y los estados se sabe que ya casi no son, caemos en la paradoja de pelear por construir estados liliputienses con naciones fantasmales, asentadas en relatos de historia ficción y justificadas en agravios obtenidos en los espejismos que produce la desertización del entendimiento (quizás esta sea la corriente de la historia: liquidación de los estados desde dentro colaborando con la erosión que viene de fuera, y entonces estaríamos en la cresta de la ola).

17 ago. 2015

Los enemigos del pueblo

Syriza y ANEL juntos en el gobierno griego son piedra de escándalo para muchos que no entienden como pueden aliarse un partido de izquierda radical y otro de derechas no menos extremista. La sorpresa es legítima, pero ¿no hemos visto en el peronismo convivir facciones de extrema izquierda (Montoneros) con otras de ultra derecha (Triple A)?  ¿Acaso no han coincidido Marine Le Pen (FN) y J. L. Melenchón (Parti de Gauche) en la defensa de Syriza y contra la UE? Los ejemplos se pueden multiplicar.

11 ago. 2015

Cecil

Me había prometido no escribir una línea sobre el león Cecil y el dentista que lo abatió. Me caen antipáticos los leones y los dentistas. Me encontraría igual de incómodo si tuviera un león en la planta de mi piso que si merodearan dentistas por los alrededores de mi casa de vacaciones. Vaya con la dislexia, lo dije al revés, pero no importa, el mensaje se entiende y además es reversible. Aun a riesgo de parecer un cenizo que odia a la animalidad con sus impulsos instintivos y a la humanidad con sus ancestrales y dudosos entretenimientos (esto es igualmente intercambiable) debo confesar también que si alguna actividad deportiva/recreativa/alimentaria me resulta por completo injustificable es la caza.

6 ago. 2015

La patria, las élites y el sentido común

En España siempre tuvimos un problema con las élites a las que percibimos escuálidas, frágiles y ralas en comparación con vecinos de nuestra envergadura. Ortega que reflexionó mucho, a veces con acierto, sobre los problemas de nuestro colectivo nacional vino a decir en cierta ocasión (no tengo la cita a mano) que lo trágico de España no es que la inquisición quemara a los heterodoxos importantes sino que no hubiera importantes heterodoxos que quemar y cuando apareció alguno de fuste, como Servet, nos lo quemaron fuera. Seguro que no conservé la literalidad ni el tono pero sí el contenido. De la escasez de créme, aunque sea de heterodoxos, hoy podríamos echarle la culpa al sistema educativo y ratificarlo con las evaluaciones PISA. Pero ¿Y cuando no existía PISA ni enseñanza reglada alguna que echarse a la boca, o al caletre? El pensador habla del Santo Oficio que desapareció allá por los comienzos del XIX, ya caduco y sin candela para encender hogueras desde hacía más de un siglo. Por cierto, un ejercicio saludable sería dejar de echarle la culpa de todo a la Inquisición, incluso se podría intentar una rehabilitación: por ejemplo, cuando toda Europa quemaba brujas a millares los inquisidores españoles desdeñaban condenarlas porque más que auténtica connivencia con el maligno veían en su actividad simple ignorancia. Quizás estaban demasiado ocupados con los judaizantes, pero es un detalle ¿no?

22 jul. 2015

Los otros

Algunos animales utilizan una curiosa estrategia de defensa, hacerse el muerto, la inmovilidad absoluta. Los humanos tenemos una equivalente que es hacernos el tonto, adaptación de la anterior a la condición sapiens, pero Rajoy, con mucho, prefiere la primera, la original. No es que lo critique; yo, por ejemplo, que no soy lo que se dice un nadador, hace tiempo que descubrí como mejor técnica para flotar hacerme el muerto. Así que vaya por delante mi comprensión y solidaridad. Desde luego no sirve para la travesía del Estrecho, ni siquiera para la del embalse de mi pueblo, sólo es útil para no hundirse demasiado rápidamente. ¿Si es eso lo que se busca…?

19 jul. 2015

Cuando oigo la palabra religión

«Cuando oigo la palabra cultura echo mano a la pistola» es una conocida frase cuya autoría se disputa entre varios fachas ilustres, desde Millán Astray a Goebels (por patriotismo yo se la adjudicaría al nuestro). Lo comprendo muy bien, es un movimiento reflejo de defensa, y no es nada raro que haya mucho prócer, especialmente si está uniformado, que se sienta amenazado por la cultura. Yo, por ejemplo, cada vez que oigo la palabra religión reprimo con dificultad el grito de cuerpo a tierra y si no me lanzo al suelo es por temor a confundirme con fieles postrados.

14 jul. 2015

Ahora en común

La nueva oferta política de la izquierda, Ahora en Común, me parece un suceso trascendente a tan pocos pasos de las generales. Sin duda será decisiva en mi voto, aunque todavía no sé si porque la votaré con ímpetu o porque precisamente la excluiré de mis opciones y me inclinaré definitivamente por los socialdemócratas corruptos de siempre. Si no fuera porque la experiencia me dice que es un procedimiento inútil cogería un folio e iría poniendo en dos columnas enfrentadas los pros en una y las contras en otra, luego optaría por la de más peso. Digo que es inútil porque nunca supe pesarlas y al final me quedé con el mismo dilema sólo que abrumado por la frustración y con un folio menos. De cualquier forma, aunque sea a título de terapia (en estos momentos de tribulación me está haciendo falta alguna, la que sea) desgranaré algunos pros y contras a ver que sale. Ahí va (para la mejor comprensión de la cosa se recomienda leer por filas, primero un ‘pro’ y luego el ‘contra’ correspondiente):

11 jul. 2015

La deuda griega

Los nacionalistas alemanes de antes admiraban tanto a los griegos clásicos que los imaginaron rubios, apolíneos y con los ojos azules, ancestros arios. La afición que les profesaron sólo es comparable con el desprecio que sienten ahora que los han redescubierto morenos y marrulleros, o sea mediterráneos. Y es que el amor siempre fue engañoso y poco duradero.

El siglo XX, fue de verdad violento, eso queda en su debe, pero también fue político. La política estaba en todas partes y lo organizaba, o desorganizaba (según gustos), todo. Para comprenderlo nada como recurrir al aleccionador ejemplo de cómo se trató la deuda alemana en aquel entonces y como se trata ahora la griega.

8 jul. 2015

Podemos y la metafísica

En un poema bastante críptico, conservado sólo en fragmentos citados por otros filósofos de su cuerda o de la contraria, Parménides, considerado uno de los padres de la filosofía, dijo: «Lo que es es y lo que no es no es» o «El ser es y no puede no ser» (no confundir con aquella otra sentencia: «Lo que no pue ser no pue ser y además es imposible» emanada del círculo taurino, un pozo de sabiduría poco explorado). A primera vista puede dejarnos perplejos que algo así haya marcado el inicio de la filosofía, pero es pura metafísica, ciencia que, la verdad sea dicha, nunca sabremos si es o no es. De hecho otros filósofos la reducen a problemas de lenguaje, y no deben andar muy lejos del acierto porque el mayor debate hoy sobre la susodicha proposición es puramente filológico, a ver si donde dice digo dice digo y no dice Diego; al fin y al cabo estos chicos solían usar el griego jónico-ático de hace 2500 años, sólo un pelín más inteligible que el lunfardo.

6 jul. 2015

La funesta manía de pensar

No sé si siento admiración o miedo ante esas personas que piensan y siempre pensaron lo mismo, que ni la edad ni las demás circunstancias personales o ambientales les hicieron desviarse del camino que descubrieron en los comienzos. Imagino, en el caso de la edad, que la experiencia ha ido ratificando una tras otra las conclusiones de sus pensamientos. Eso es admirable sobre todo si comprobamos, como no podía ser de otra manera, que estos pensadores monolíticos se encuentran en cualquier punto de la rosa de los vientos ideológicos, lo que, si seguimos los preceptos de la lógica (no son verdad a la vez una cosa y su contraria), induce a concluir que sufren algún tipo de error en el proceso evaluador de su experiencia. Es muy posible que esas personas no existan, que no sean sino la imagen que queremos proyectar en el escenario del teatro/mundo y que, a fuer de representarla, la hemos asumido como propia, ocultando las contradicciones internas salutífera o conflictivamente. Quiero decir que algunos lo hacen tan eficientemente que redunda para ellos en salud y tranquilidad, pero que cuando la artimaña es chapucera conduce al conflicto interno, a la perplejidad y a la incertidumbre. Si fuera así, casi con certeza yo estoy entre estos últimos.

1 jul. 2015

Calendario

Dice el Papa que están estudiando fijar para siempre la fecha de la Semana Santa y que no ande por más tiempo bailando en el calendario sin ton ni son.  Perdón, ya sé que sí que tiene ton y son pero a nosotros nos coge tan lejos que hace tiempo que perdimos el compás. La Pascua era una festividad judía y su calendario era lunar, o casi, por lo que al colocarla sobre un calendario solar, el romano, que también es el nuestro, con alguna modificación promovida por otro papa, no encaja y se producen esas variaciones anuales que tantas veces nos han hecho preguntar ¿Cuándo cae este año la Semana Santa? No pasa lo mismo con la Navidad que siempre es el 25 de diciembre. El secreto está en que a los evangelistas se les pasó el detalle de la fecha del nacimiento de Jesús y la Iglesia improvisó colocándolo en el solsticio de invierno que es cuando los romanos celebraban el nacimiento de Júpiter o del Sol (diae solis invictus), con lo que se mataban varios pájaros con el mismo tiro, deporte al que tan aficionada ha sido la Iglesia per secula seculorum.

25 jun. 2015

Para estar al día

Existe una tablilla de cerámica en la que un escriba, aficionado a darle al magín, grabó con su punzón de caña sobre la arcilla blanda, imprimiendo con habilidad los caracteres cuneiformes precisos, la idea de que el mundo estaba ya saturado de novedades y que a ese paso no quedaría nada que inventar en su futuro próximo. Era más o menos el año 3000 a.n.e., es decir, hace 5000 años. Éste tatarabuelo filósofo que escribía sobre sus rodillas sentado en el suelo en algún lugar del delta de los dos ríos con hardware tan rudimentario estaba estresado por los cambios que había tenido que afrontar en su vida y el vértigo lo ganaba. También creíamos que el estrés era cosa nuestra, pero ca, no habíamos leído las tablillas de barro de hace 50 siglos.

20 jun. 2015

Las circunstancias

Sugería Ortega que la esencia de nuestra personalidad no se entiende si no se agregan las circunstancias. A eso podemos agarrarnos si queremos desentrañar el misterio de por qué Rajoy es el jefe del gobierno (sé que le gusta más Presidente, pero así, a solas, el vocablo es equívoco, sólo preside al gobierno, no al Estado) y se mantiene después de cuatro años.

Nadie tiene menos cualidades de líder que el personaje en cuestión, si se me aparta a mí y a algún otro que nadie conoce por lo mismo. Sólo se me ocurre un caso parecido en la historia reciente, Franco (con perdón), personaje insignificante y acomplejado que hizo carrera militar en las colonias, para lo que sólo se necesitaba falta de escrúpulos y cierto arrojo; sin embargo, se consagró (nunca mejor dicho) como líder indiscutible y providencial durante casi cuarenta años. La vida tiene sorpresas, sorpresas tiene la vida, que diría Pedro Navaja. Debo confesar que a su lado Rajoy es un angelito, un encanto de criatura, que las comparaciones son odiosas y que sus expectativas no llegan a los cuarenta años, a Dios gracias, pero reconozcamos que también comparte algunas de sus más jodidas cualidades: intelectualmente insignificante, psíquicamente mmm… (Maricomplejines le llamaron sus camaradas), conservador a ultranza y pétreo en la inmovilidad. No puedo creer que esas cualidades sean las que le han aupado y lo mantienen.

15 jun. 2015

Si me queréis, irse

De verdad, en estas municipales tan divertidas hubiera votado alguna candidatura popular (algún ‘Ganemos’, ‘Ahora podemos’, ‘Verás como ganemos’, etc.), aunque solo fuera por ver qué pasaba. Pero a uno le pueden los prejuicios: todavía menos que en los políticos ‘profesionales’ creo en los amateur. Además mi afición por los perdedores no tiene límites, así que hice lo de siempre, a saber: votar a la izquierda confesa, que como se ve nunca varía, siempre cosecha un apoyo ridículo. Ni siquiera cuando los vientos de la crisis rebajan los humos a la derecha, porque, invariablemente, aparece algún espabilado que se lleva las plusvalías del cabreo. Siempre nos quedará el gesto de levantar la barbilla y decir: no queremos los votos del despecho, a nosotros sólo nos interesa el amor verdadero. Es mentira pero consuela.

13 jun. 2015

Erre que erre

De niño me daba risa cada vez que oía aquella hipérbole evangélica  recriminando a los que «ven la paja en el ojo ajeno pero no la viga en el propio». Trataba de imaginar a alguien realmente con una viga en un ojo y me ganaba la hilaridad. Ya no me río porque cada día me encuentro con algún caso tal cual lo dicen las Escrituras. La estrambótica exageración no es del redactor evangélico sino de la vida, que nos regala o castiga a diario con esperpentos del estilo. El desparpajo con que muchos ven los problemas de los demás y, llenos de buena voluntad y una desvergüenza olímpica, aconsejan soluciones, situándose a si mismos fuera del escenario como si fueran cuerpos etéreos, sin nada que ver con este mundo salvo para lo que venga en su beneficio, es para mí un misterio que me tiene embobado. Quizás sea una cualidad de ciertas clases o individuos singulares cuya condición e idiosincrasia no se me alcanzan. La capacidad de análisis tiene su límite en cada mente y en la mía este asunto queda al otro lado.

9 jun. 2015

La gran pitada

Los historiadores que  en el futuro analicen la evolución del nacionalismo en Cataluña sin duda apreciarán la incidencia que en el fenómeno ha tenido el Barça y su triunfal andadura de los últimos años. Que el club ha sido un catalizador de intereses políticos es una evidencia imposible de ignorar. Tampoco se puede olvidar, como contrapunto, que el RCD Español se creó para atraer a aficionados no nacionalistas, inmigrantes (charnegos) y que el Real Madrid ha sido identificado con los intereses del Estado o del centralismo. En realidad la mezcla del deporte de masas con la política no es una novedad.

5 jun. 2015

Casi que prefiero los corruptos

No sé a qué temo más si a los corruptos o a los puros. Al fin y al cabo los primeros pueden enviarse a la cárcel si sus corruptelas afectaran a las leyes, y si sólo a las conciencias, cargarían con un baldón inhabilitante. A los puros en cambio solo nos los podemos quitar de encima elevándolos a los altares (Gandhi, L. King…), pero desde allí pueden seguir con la monserga ética por los restos. Otra opción, más heavy, es la satanización: Robespierre, un puro donde los haya, fue convertido en demonio por sus adversarios y una historiografía perezosa, con lo que dejó de incordiar (Como nota al margen apuntar que los tres citados fueron sacados de este mundo con violencia; en general se toleran menos que los corruptos que no suelen pasar de la cárcel).

3 jun. 2015

El circo

Hay muchos que se muestran encantados con la coyuntura que nos ha tocado vivir este 2015, a la que califican de interesantísima. Pero si, como es costumbre veterana, equiparamos la vida pública a la pista de un circo, este es el momento en que salen los payasos para entretener al respetable mientras se prepara el número siguiente del que entrevemos algún movimiento turbador. Por buenos que sean clowns y augustos, y estos lo son de sobras a juzgar por lo que hacen llorar (de risa o de pena), uno no puede olvidar que después vienen los trapecistas a ponerte el estómago en la garganta, o el lanzador de cuchillos, escalofriante. Para que el símil se acerque más a la realidad consideremos interactivo el espectáculo e imaginémonos esperando los cuchillos que nos cortarán el aliento aunque salven la carne, o subiendo, con el vértigo acuestas, a la altura y fragilidad imposibles del trapecio.

1 jun. 2015

Una lección (gratis) de psicopolitología

Estoy por jurarlo, el braceo de Rajoy no es el normal de un registrador de la propiedad. Un braceo corriente empieza en el hombro y se acentúa en la articulación del codo de manera que brazo y antebrazo avanzan juntos en cada paso, aunque más el antebrazo. En el caso que nos ocupa el brazo permanece inmóvil en su posición vertical, más flácido que rígido, mientras el antebrazo oscila con energía arriba y abajo. Digo que no es el de un registrador porque estoy seguro que es sobrevenido, muy probablemente desde que el sujeto comenzó a verse con opciones para el liderazgo, y si algo es Rajoy, aparte de gallego, es registrador, la política, aunque se la haya trabajado, le cae mal. Como camisa de once varas, dirían los antiguos.

29 may. 2015

El poder de la oración

Me sorprende la sorpresa que un día sí y otro también expresan los medios y sus lectores (radioyentes o televidentes) ante la reciente constatación de que el trabajo no es incompatible con la pobreza, ¡que hay trabajadores pobres! ¿De dónde salen? (los pobres no, los sorprendidos) ¿En qué sociedad han nacido, han vivido, se han educado? Aparte Los tres cerditos y otras similares ¿cuáles fueron sus lecturas? Puede que sea cosa mía: lo mismo que las articulaciones empiezan a negarme el servicio que se supone que me deben, las neuronas responsables del asombro han podido emprender el mismo camino de insurgencia. No creo porque de hecho me maravilla el fenómeno (que se sorprendan), como manifiesto a la entrada.

25 may. 2015

Vergüenza ajena

Todavía no se había acostado Rajoy, enzarzado en el análisis de las elecciones en busca de algo con qué disimular la colleja recibida, cuando un grupo de romeros en lucha a brazo partido con otros no menos esforzados asaltaban en Almonte la reja de la ermita para sacar en procesión la imagen de la Diosa Madre cristianizada que aquí llaman Rocío.

22 may. 2015

Efectos secundarios

El sistema electoral español es proporcional corregido. Barajando sólo los números las distorsiones finales a la proporcionalidad estricta no son excesivas ni mucho menos. Sobre todo si se eliminaran la desviaciones que introduce la geografía electoral, distritos provinciales muy grandes y desiguales. ¿Por qué entonces se ha manifestado, desde que se consolidara la Transición, prácticamente como mayoritario, concentrando el poder en dos grandes partidos que se alternaban con regularidad teutónica?

20 may. 2015

Moviendo los muebles

Todo el mundo da por hecho que se ha acabado el bipartidismo. Eso parece; sin embargo, para un cambio tan importante, sólo hizo falta que los ciudadanos se pusieran las pilas. Sin cambios constitucionales, ni siquiera de la ley electoral.

Una virtud innegable que tuvo el 15M fue concienciar políticamente a multitud de jóvenes… y menos jóvenes; el motor primero: la crisis (financiera → económica).  Las democracias, por imperfectas que nos parezcan, tienen recursos autorregeneradores que se ponen en marcha con sólo que los ciudadanos tomen conciencia del protagonismo que les otorga el sistema y con la única condición de que ningún poder fáctico (económico, militar, religioso… etc.) haya aprovechado el dormitar o el despiste ciudadano para arraigar con demasiada consistencia en las grietas del sistema. Otra cosa es el diagnóstico que se haga sobre la capacidad de tales fuerzas para condicionar el proceso político, lo que dependerá de posicionamientos ideológicos, es decir, de decisiones previas en las que nunca sabremos cuanto había de emoción y cuanto de razón. Quizás no importe en absoluto.

14 may. 2015

Encuestas

Me levanto temprano e indefectiblemente me desayuno cada día con un café con leche largo y una encuesta al gusto… de quién la encargó. Por ellas me entero de que los míos no paran de encoger: llevan embebiendo muchos meses y a estas alturas no valen ya ni para unas elecciones en Lilliput. Mi voto será irrelevante, como siempre, sólo que en esta ocasión amenaza con convertirse en una rareza. Bueno, cuando los que ganen empiecen a hacer sandeces, si no putadas, nadie podrá acusarme de responsabilidad alguna, ni por acción ni por omisión. No es poco, porque una cosa es que uno haya metido mano en bolsa pública, perseguible por la justicia pero excusable ante la opinión ‒mil ejemplos de exitosos políticos corruptos lo avalan‒, que haber votado a un cantamañanas, verbi gratia Zapatero, no perseguible pero imperdonable ante la conciencia propia y la opinión ajena. Francamente, yo temo más a la conciencia, que me quita sueño y apetito, que a la justicia, que me proporcionaría cama y rancho. A juzgar por la densidad de la población carcelaria, a los demás les ocurre lo mismo, sólo que ellos no tienen empacho alguno por poner en práctica sus preferencias por la segunda parte de la alternativa.

11 may. 2015

Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí

Cuando Pilatos ofreció la libertad de Jesús dando a elegir entre él y un asesino convicto para ser indultado, las masas allí concentradas no lo dudaron, eligieron a Barrabás. Los evangelios no aclaran el desaguisado y los que nos educamos (¿?) con él (y con otros muchos por el estilo que nos ofrecen las Escrituras) jamás resolvimos el dilema, así que tampoco superamos nunca el trauma intelectual o moral derivado. Personalmente, con el tiempo, acabé perdiendo la fe en Dios, en la justicia y en las masas.

1 may. 2015

E pluribus unum

E pluribus unum (de muchos uno) reza el sello de los EE.UU. Los Reyes Católicos, por su parte, escogieron como lema un yugo y un haz de flechas que, aparte otros mensajes más o menos evidentes, simbolizaban la pluralidad al tiempo que la fuerza que genera la unión. Los fundadores de Estados se han planteado muchas veces el dilema de compaginar la complejidad originaria con la unidad y una cierta homogeneidad que facilite su buen funcionamiento. Armonizar esta polaridad se ha convertido a veces en el gran problema, nunca resuelto, de algunos Estados. Los EE.UU. parecen haberlo zanjado con éxito, no así España.

27 abr. 2015

Preferencias

No lo puedo evitar, a mí Bárcenas me cae bien. Quizás tenga todavía grabado en algún pliegue de la conciencia aquello tan subversivo: «Bienaventurados los que sufren persecución de la justicia porque de ellos es el reino de los cielos» (el desprestigio de las instituciones viene de lejos). Por muchas vueltas que le dé no veo en él más que a un militante fiel que prestó su nombre para guardar bajo siete llaves y con riesgo de su integridad jurídica la pasta que el partido lograba con trapacerías inconfesables. Si, descubierto el pastel, todos dicen «eso no es nuestro, lo habrá robado Luis el Cabrón» (alias cariñoso que le daban sus compis) ¿quién puede reprocharle que intente quedárselo aunque tenga que pasar a la sombra una temporada? Y si a alguien le parece demasiado que además del reino de los cielos se quede con  una bonita propina que se lo haga mirar, lo mismo es envidia y se está ganando un huequecito en las calderas de Pedro Botero.

21 abr. 2015

Para no ser un idiota

Un idiota es un tonto, alguien que tiene sus facultades intelectivas disminuidas. Pero el vocablo lo heredamos de los griegos (ἰδιώτης) que lo aplicaban a aquel individuo que se desentendía de las cosas públicas, de la política, y sólo se ocupaba de sus asuntos. Ha cambiado mucho todo, hoy se la endosamos al que no se ocupa de lo suyo y, si me apuráis, al que se interesa por ella, por la política. Mantenemos la palabreja pero le dimos la vuelta a su significado. Y es que también cambiamos el modo de hacer política: sin perder el control, o eso esperamos, la ejercemos por procuración, lo que nos permite no abandonar lo propio. No contamos, como aquellos atenienses, con un ejército de esclavos o prójimos de menos derechos (mujeres, extranjeros) que se ocupen de las tareas prácticas y productivas, ni con unas minas de plata a las afueras (Laurion, Λαύριον), de explotación gratuita (esclavos otra vez), para alimentar las arcas del Estado. Los poquitos que el sistema liberaba de la penosa tarea de arreglárselas para vivir dedicaban su tiempo a la política, la filosofía, el arte y el gimnasio, donde se preparaban para la guerra, que proporcionaba más esclavos. El lado oscuro de la democracia ateniense.

16 abr. 2015

Política fashion

No sé cuál es el mecanismo psicológico que nos encadena a la moda pero debe ser poderoso a juzgar por los resultados: no hay humano que se resista a la fuerza gravitatoria de lo que se lleva. Es especialmente visible en los trapos y aditamentos con que protegemos y adornamos nuestro cuerpo serrano, también es donde más velozmente puede variar y donde se ha instituido todo un ritual de cambio en cada temporada (año o estación); pero alcanza a todos los aspectos de la actividad humana, desde los más frívolos a los más serios, desde la pública a la más recóndita e íntima. A la política también.

14 abr. 2015

Fronteras


La mente, la conciencia, o ambas cosas, que seguramente son lo mismo, son vulnerables y maleables en extremo por efecto del entorno. Ortega en su etapa perspectivista incluyó a las ‘circunstancias’ en la esencia del yo («Yo soy yo y mi circunstancia» en Meditaciones del Quijote). Una de las circunstancias siempre presentes en el hombre moderno desde hace no pocos siglos es vivir en espacios limitados por las fronteras artificiales que crean los Estados. A un lado y otro de la raya fronteriza la vida toma rumbos distintos, marcada por intereses divergentes, leyes discordes, hábitos, lenguas, monedas... dispares hasta hacer ajenos a los que antes de su trazado eran próximos y, como tales, cooperaban y se entendían.

6 abr. 2015

Capitalismo y democracia

Escribía en el post anterior sobre democracia y capitalismo, estableciendo una vinculación entre ambos que, si no es mecánica, de causa y efecto, hay demasiados casos en contra (fascismos), sí que es algo más que histórica. Además proponía ejemplos de su presencia en otros sistemas, si bien en esos casos se percibe la inevitable presencia de clases medias mercantiles que por razones varias, que sería prolijo señalar ahora, habían proliferado y prosperado ¿No merecerían tales situaciones la consideración de protocapitalistas?.

1 abr. 2015

Montesquieu vive

Existen mil y un sistemas de participación política de la ciudadanía en la cosa pública, casi tantos como instituciones o Estados. Todos se han escogido porque se consideraron los mejores para aquella situación. Otra cosa es quién o quiénes hayan sido los evaluadores. Pero es obvio que un sistema, del que se ha comprobado su eficiencia en determinado ambiente (socio-económico-cultural) no es trasplantable, sin más, a otro: después de lo visto en los últimos años muchos rezan porque Marruecos no se vea forzado a experimentar con la primavera y conserve su régimen otoñal de despotismo (¿ilustrado?) teocrático moderado con ribetes democráticos. Sé que esto suena a Montesquieu, que le vamos a hacer, pero si esperáis un poco os va a sonar más.

21 mar. 2015

¿Qué hacer?

En la acción política se puede optar por la gestión o por la revolución. Como es natural, los habrá convencidos de una alternativa o de la otra, también quien prefiera, sin poner patas arriba todo el tinglado, aplicar reformas que hagan más habitable el sistema. Se supone que la izquierda, cuanto más nítida, más claramente se situará en la segunda opción. La derecha se sitúa en la primera. El éxito de la socialdemocracia consistió en aceptar el sistema pero reformándolo desde dentro. Conforme los partidos socialistas iban descubriendo y aplicando estos nuevos objetivos, dejaban a su izquierda grupos radicales fieles a las metas revolucionarias, los comunistas. Pero con el tiempo estos también evolucionaron ante la constatación objetiva del alejamiento de las posibilidades revolucionarias. El eurocomunismo nacido en Italia y asumido calurosamente en España por el PCE fue, más que una nueva teoría política, un certificado de conversión al reformismo. Por primera vez los comunistas optaban por la gestión y las reformas con la esperanza de desembocar algún día en el paisaje que antes se proponía construir la revolución de una tacada. No hay que decir que la dialéctica democrática y el bienestar que generan las reformas hacen imposible ver algún día ese paisaje, que, por otra parte, para entonces ha dejado de ser atractivo para la mayoría.

14 mar. 2015

Malos tiempos para la épica


El triunfo incontestable del individuo es una conquista de la modernidad. Desde el Renacimiento ha ido ganando espacio hasta alcanzar hoy cotas nunca logradas en otros momentos… y subiendo. Una mirada hacia atrás que contemple la vida gregaria que anulaba la individualidad en la tribu, la gens, el gremio, la iglesia, el estamento, la casta, o la clase nos revela un panorama deplorable según nuestros parámetros actuales. Hoy es el reino del individuo, del “yo hago lo que me da la gana”, “a mí nadie me dice lo que tengo que hacer o qué creer”. Recelamos de las iglesias, de los partidos, de los sindicatos o sociedades gremiales; damos por superado el concepto de clase, y sus connotaciones solidarias y cooperativas, mientras crece el de “emprendedor” como héroe social moderno que se abre camino y consolida su posición en solitario. Quizás ningún otro elemento revela mejor el triunfo del liberalismo. Ha calado en la conciencia de las multitudes, y parece que está aquí para quedarse.
Nada que oponer. Yo estoy en el mundo y los valores de mis contemporáneos son los míos. No podría ser de otro modo. Pero por aquello del espíritu de contradicción (otra manifestación del individualismo, pero que también puede ser la picajosa deriva de una personalidad fastidiosa, sin más) no puedo sino tratar de ver el envés de valor tan valorado… si es que lo merece.

4 mar. 2015

Cuerpo a tierra que vienen los nuestros

En mi ya larga vida de elector impenitente rara vez he depositado mi voto con la esperanza de que alguien, o algunos, salieran elegidos; más bien podría decir que lo hacía con la esperanza de que los elegidos por mí no lo fueran por la mayoría y, como mucho, sólo rozaran poder o, simplemente, les permitiera seguir presentes. Nunca supe qué me daba más miedo: que ganaran los otros o que lo hicieran los míos; desde luego, si vencían los otros siempre podía uno indignarse y despotricar a gusto.

22 feb. 2015

Algo se mueve


No fui yo quien manejó el spray para esta pintada. Más bien estoy entre los que alardean de preferir realidades, aunque, pensándolo bien, no estoy seguro de no engañarme a mí mismo, como en tantas ocasiones.

14 feb. 2015

Primarias y realidad

Después del patético fracaso de la última revolución decimonónica, Cánovas del Castillo inició la construcción de un nuevo régimen, la Restauración. Lo montó sobre un artilugio político importado del admirado Reino Unido por su estabilidad secular: el bipartidismo y su turno pacífico en el poder. El sistema había nacido de forma natural en las Islas resultado de su dialéctica social y política y el éxito fue tal que llegó hasta nuestros días sin cambios importantes. El problema es que aquí había que crearlo ex nihilo y eso llevó a Cánovas a fundar su propio Partido Conservador y contribuir a que se creara un potencial oponente, el Partido Liberal, con la complicidad de Sagasta. Después hubo que poner en marcha un mecanismo que posibilitara el turno pacífico: cuando se consideraba oportuno, mediante acuerdo explícito o implícito, la Corona retiraba su confianza al primer ministro y procedía a encargar gobierno a un político de la oposición, que disolvía las Cortes y convocaba elecciones. El nuevo ministro de la gobernación (interior) ponía en marcha sus redes institucionales (gobernadores civiles) y clientelares (caciques) para lograr el resultado previsto, la mayoría parlamentaria para el nuevo gobierno. España no era Inglaterra.

7 feb. 2015

Burbujas

Hace unos pocos años asombrábamos al mundo con un crecimiento económico espectacular: venían inmigrantes por decenas de millares, invirtiendo una tendencia ancestral; nos pusieron una silla en el G7, aunque hubo que empujar por aquí y tironear por allá; desde el gobierno nos anunciaban que estábamos a la par con Italia y a poco tardar pasaríamos a Francia y a Alemania; además construíamos más casas que Inglaterra, Francia y Alemania juntas, aquí no queríamos alquileres sino propiedad para todos, incluidos los ‘pelaos’, para los de medio pelo, doble. Construíamos más aeropuertos que nadie, algunos sin aviones, más kilómetros de AVE, autopistas para hartar, una pluralidad de edificios singulares, en fin… Ya sabemos lo que pasó, era una burbuja, lo más parecido a un espejismo.

4 feb. 2015

Política y emoción

Soy uno de los que se equivocaron. El 15M me pareció un movimiento de la indignación incapaz de generar una propuesta política organizada y coherente. Ha transcurrido algún tiempo pero el resultado está ahí: Podemos es ya la gran amenaza para la derecha y para la izquierda parlamentaria y la gran esperanza de una masa de ciudadanos frustrados, empobrecidos, indignados, hasta ahora, desesperanzados. Un grupo de universitarios izquierdistas han sabido encauzar y dar forma política a aquel movimiento, en el que estuvieron presentes y no sabemos bien hasta qué punto contribuyeron a su gestación y desarrollo.

15 ene. 2015

¿Con el amor y la paz o a sangre y fuego?

El pacifismo es una ideología moderna. Al menos se ha convertido en un valor de civilización en tiempos recientes. Las religiones del libro, como las llama el islam (judaísmo, cristianismo, islamismo), se formaron entre el 700 a.d.C y el 700 d.C, época durante la que la violencia era asumida como una actitud saludable y necesaria, se ejerciera sobre individuos o sobre colectivos. Ninguna de las tres la rechazó de forma explícita e inequívoca ni en sus textos fundacionales ni en la práctica. Desde el punto de vista de la racionalidad histórica esto no tiene nada de extraordinario ya que las religiones son fenómenos culturales que emanan de una sociedad concreta que aporta los materiales con los que se construyen y que las preceden. Otra cosa es que su pretensión de trascendencia y universalidad (todos los monoteísmos la tienen) las lleve a ejercer en nichos socioculturales con los que entran en contradicción, lo que conduce a torsiones y tensiones que hacen inevitable el travestismo.

13 ene. 2015

De San Bartolomé a Charlie Hebdo

Matanza de la noche de S. Bartomé
Uno puede pensar que la radicalización islamista que está dando lugar a episodios de terrorismo en Europa tiene una explicación relativamente simple. En el caso de los que atentaron contra Charlie Hebdo eran emigrantes de segunda generación y de nacionalidad francesa, lo que pone un punto de perplejidad en el observador. Sin embargo podemos elucubrar sobre la marginación que vive en Francia (en Europa) este sector, al que se unen los problemas de identidad en individuos que se encuentran en la frontera entre la cultura de origen y la de acogida sin que puedan identificarse plenamente con ninguna de las dos. Marginación y problemas de identidad son factores importantes que quizás los empujen a una ansiosa identificación con versiones integristas de su cultura originaria. Mucho más si existe la percepción de una confrontación de civilizaciones que arrancaría de la colonización y se habría perpetuado y agravado con la relación desigual (de explotación) entre occidente y el resto del mundo. Poco importa que esta visión arranque del espejismo simplificador con que se ha ocultado la inhumanidad explotadora del capitalismo moderno, porque lo que aparece a simple vista se nos antoja siempre incuestionable.

6 ene. 2015

Lo que no puede ser no puede ser y además es imposible

Pongámoslo en pasado: lo que no pudo ser no pudo ser y además fue imposible. Propongo que este extraordinario aserto, debido a la sabiduría popular aunque su autoría no sea anónima ‒según parece es de Guerrita que también dijo: “cada uno es cada uno”‒, sea grabado en los frontispicios de aquellos recintos en donde se estudia, se enseña, se hace o se manipula la historia de alguna forma. Las ciencias físicas han alcanzado un envidiable grado de respetabilidad que ya quisieran para sí las ciencias sociales o las humanidades, y es que en éstas todo el mundo mete mano según se le antoja; no disponemos de unos grandes principios incontrovertibles, algo así como las leyes de la termodinámica, que pongan freno a la algarabía. En lo que se refiere a la historia quizás sería bastante con respetar la que he tomado prestada de aquel torero filósofo ‒sorprende lo que la torería ha aportado a la historia del pensamiento, aparte de a la historia del arte… de matar‒. En nuestros días y fuera del ruedo quizás sólo Rajoy es capaz de pensamientos de semejante altura, o profundidad, según se prefiera: “Lo que hay que hacer es lo que hay que hacer”. Enrojecería Kant viendo los centenares de páginas que tuvo que emborronar para llegar a su ‘imperativo categórico’, que al lado de éste, nacido del volkgeist1 gallego, no tiene color, como puede constatar cualquier analista desapasionado.