29 abr. 2016

Ética y política

EL ROTO

Desde que leyera, hace muchas décadas, a B. Farrigton, Ciencia y política en el mundo antiguo, guardo un considerable recelo por el platonismo y sus aledaños. Anteponer el mundo de las ideas a la realidad no es sólo una doctrina filosófica más sino el más insidioso instrumento para lograr y conseguir el poder de unos pocos sobre la inmensa mayoría. Pura reacción contra el movimiento democrático que conmocionaba a Atenas en su tiempo, pero que demostró tener cargas de profundidad de acción retardada que atacaría, andando el tiempo, el progreso científico y promocionaría, dándoles armas intelectuales, a las religiones (judaísmo, cristianismo, islamismo) que oscurecieron la antigüedad en su tránsito al medievo, absolutamente dominado por ellas.

23 abr. 2016

Reyes taumaturgos

De los Reyes Magos, aquellos entrañables personajes que según la piadosa tradición adoraron a Jesús niño en el pesebre, nadie nunca ha aportado pruebas de sus poderes mágicos ni de su condición real. Sin embargo, mucho más cerca en el tiempo y en la geografía, los reyes de Francia sí que contaban con facultades supranormales, prueba irrefutable del origen divino de su mandato: eran capaces mediante la simple imposición de manos de curar a los escrofulosos (enfermedad emparentada con la tuberculosis que inflama los ganglios linfáticos del cuello). Desde las profundidades de la Edad Media hasta tiempos modernos los monarcas galos ejercieron sus dotes taumatúrgicas en solemnes ceremonias públicas. El suceso era inexplicable para el entendimiento humano sin las luces de la fe, que nos permite aceptar que un vicario de Cristo, y los reyes pretendían serlo, pueda ejercer alguno de sus poderes por delegación. También se nos escapan las  razones de tan curiosa especialización, así como que los propios reyes fueran pasto de todo tipo de enfermedades desde la peste (Luis IX) a la sífilis (Francisco I), pasando por todo el amplio repertorio disponible en los tiempos. Tampoco tenemos noticia de si alguno de ellos padeció la dolencia que eran capaces de curar en sus vasallos.

21 abr. 2016

Otros líderes


Desde la II legislatura (1982) en que Alianza Popular se presentara en una coalición de conservadores, democristianos, liberales más algunos partidos regionalistas de derechas, liderada por Fraga Iribarne (en el 83 se constituyó como Coalición Popular) nunca la derecha inclusa en el PP (denominación y formato que data de 1989) ha obtenido menos de 105 diputados, su suelo electoral hasta hoy. No es nada probable que en las presuntas generales que se anuncian para el 26 de Junio descienda por debajo de él, pese al nada brillante papel desempeñado por Rajoy en esta fallida legislatura, la asfixiante revelación de prácticas corruptas a todos los niveles del partido y la exitosa competencia planteada por Ciudadanos en su sector ideológico; puede que supere incluso los 123 de hoy, como pronostican reiteradamente las encuestas.

15 abr. 2016

La batalla de Podemos

La batalla de Podemos no se libra contra la derecha sino en el seno de la izquierda. El objetivo a abatir es el PSOE, como lo fuera el intento fallido de tiempos de Anguita. Están en su derecho si están convencidos, como parece, de que el liderazgo socialista hace más daño que otra cosa y ya se prolongó demasiado. Me atrevería a decir, incluso, que la prepotencia y soberbia de que hacen gala algunos de los dirigentes de la nueva formación no desmerecen de las que usó el PSOE en el trato con los que se situaban a su izquierda, desde los comienzos de la Transición hasta ayer mismo, cuando se veían a sí mismos como la única izquierda y a los demás como payasos. También es cierto que desde el primer momento de acceder a la Moncloa en los 80 emprendió una política de asunción del neoliberalismo, como algo inevitable, y de alineamiento estratégico, en lo que quedaba de Guerra Fría, que contradecían los presupuestos del discurso con los que había accedido al poder. Que a posteriori sea valorado este rumbo como acierto o error dependerá de la ideología del observador; que sea considerado una traición o no, del papel que asignemos a los partidos (pedagógico, de liderazgo o sólo transmisor de una supuesta voluntad popular); en todo caso, en los comicios subsiguientes siempre se pueden exigir responsabilidades, y lo cierto es que sólo apareció una contestación significativa después de 2010  con la crisis económica.

5 abr. 2016

Neoliberalismo

Dice Vargas Llosa en El liberalismo entre dos milenios: «Me considero liberal y conozco a muchas personas que lo son y a otras muchísimas más que no lo son. Pero, a lo largo de una trayectoria que comienza a ser larga, no he conocido todavía a un solo neo-liberal. ¿Qué es, cómo es, qué defiende y qué combate un neo-liberal? A diferencia del marxismo, o de los fascismos, el liberalismo, en verdad no constituye una dogmática, una ideología cerrada y autosuficiente con respuestas prefabricadas para todos los problemas sociales, sino una doctrina que, a partir de una suma relativamente reducida de principios básicos estructurados en torno a la defensa de la libertad política y de la libertad económica —es decir, de la democracia y del mercado libre— admite en su seno gran variedad de tendencias y de matices. Lo que no ha admitido nunca hasta ahora, ni admitirá en el futuro es a esa caricatura fabricada por sus enemigos con el sobrenombre de "neo-liberal”.»