29 dic. 2013

Ocio y negocio. El mito de la laboriosidad catalana y la holganza andaluza

Los latinos utilizaban el término negotium, que es la negación de otium (ocio), para expresar un quehacer o trabajo. Recurrir a una expresión negativa no es una casualidad sino el reflejo de una cultura que entendía propia de esclavos y libertos cualquier actividad productiva. En el otium se educaban las clases poderosas, como en Grecia, y de él salieron desde tantos logros del arte o la filosofía hasta las empresas militares que construyeron un imperio. El cristianismo no cambió nada al introducir la idea del trabajo como castigo por el pecado original.

20 dic. 2013

Ir de culo

Ninguna especie animal anda para atrás. Se dice que lo hacen los cangrejos pero no es cierto, como mucho caminan de lado. En el mar es diferente, uno no sabe nunca si lo hacen los calamares, por ejemplo, y no digamos las estrellas o los erizos. Pero el ámbito marino no es el nuestro, aquí, en tierra seca, usamos las patitas, sean dos, cuatro, seis, ocho o cien para encarar la marcha siempre hacia adelante. Sin embargo, en lo que se refiere al progreso, que es un caminar por la historia, en lugar de por la geografía, las cosas son diferentes. El resultado final, la tendencia general, parece haber sido la progresión hacia el frente; pero cuando entramos en el detalle se nos revelan tiempos en los que lo hicimos de lado o incluso reculamos. Precisamente estamos en uno de ellos. Me refiero, como es natural, a los españoles, que dentro de la especie humana constituimos un fenotipo peculiar.

19 dic. 2013

Dos mejor que una

En los tiempos en que Zapatero andaba enredado en el lío de la reforma del estatuto catalán que él mismo había producido, fui abordado en la calle por una militante del PP que me invitó con entusiasmo digno de mejor causa a firmar “contra Cataluña” en una mesa instalada ex profeso. Cuando hace unos días he leído en la prensa el simposio que intelectuales e historiadores catalanes han celebrado en Barcelona con el lema “España contra Cataluña” no he podido por menos que relacionar ambos sucesos, aparte la estupefacción que me produjo la irresponsabilidad de dos líderes naturales: un partido de gobierno, al que se le supone experto en política y relaciones sociales, y un grupo de intelectuales, supuestamente ligados a la racionalidad y la ciencia.
Quizás en el futuro, cuando tengamos mejor conocimiento sobre la importancia de las emociones en nuestros actos y la relación entre emoción y razón, este tipo de sucesos se controlen mejor. Hoy por hoy, somos demasiado torpes, unos más que otros, para evitar desaguisados tan estúpidos, pero tan graves, como el que se ha perpetrado contra la relación España/Cataluña. Relación tan delicada que no existe un siglo en nuestra historia de los últimos quinientos años (desde que andamos más o menos juntos) que no haya vivido una o más crisis delicadas y peligrosas.

9 dic. 2013

Aniversario

He echado cuentas y resulta que he vivido ya algún año más con la Constitución que con Franco, eso sin contar los tres años cruciales en que se fraguó el nuevo régimen (75/78). Se repartan como se repartan lo cierto es que ya pasé el ecuador. Es una satisfacción poder decir que he vivido más tiempo a este lado que a aquel otro.
En tiempos del padrecito, que se autoproclamó caudillo, me agobiaba la idea de no vivir nunca la democracia, de pasar el resto de mis años en la indignidad del autoritarismo. Pero, todo pasa y también pasó el tiempo de la dictadura. Lo expreso de modo impersonal porque sinceramente creo que la voluntad consciente de las personas no fue decisiva. Hubo esforzados que arriesgaron su libertad y su vida, algunos las perdieron, y con su acción empujaron el proceso, pero fueron demasiado pocos. Lo cierto es que si se produjo una transición es porque el impulso decisivo para el cambio provino desde dentro; si hubiera venido de fuera se habría producido la ruptura.

3 dic. 2013

La mejor alcaldesa, la Virgen

Hace unos cinco años y muchas decenas de posts calificaba yo, en este mismo blog, de entre freaky y casposo el espectáculo que daba el ayuntamiento de Morón de la frontera declarando alcaldesa de la ciudad a la virgen denominada María Auxiliadora. Hoy me tropiezo con la noticia de que la corporación municipal de la Línea ha nombrado alcaldesa perpetua de la ciudad a la Inmaculada Concepción. Precisamente de ella  lleva la ciudad el apellido desde el S. XIX para corregir el nombre originario de Línea de Gibraltar (en principio no era más que  eso, una línea fortificada frente al enclave británico) y porque por esas fechas se consumaba el invento vaticano de la Inmaculada. Aquellos eran otros tiempos. En la ocasión que nos ocupa hoy el consistorio linense está gobernado por una mayoría socialista, que se ha cubierto de gloria, nunca mejor dicho.