31 oct. 2009

La Santa Muerte

No, ésta no es una representación de la Santa Muerte, es la Catrina, una suerte de versión laica de la anterior, pero me sedujo la elegancia y la belleza de su porte, y no resistí la tentación de pedirle que iluminara mi post con su prestancia.

En vísperas del día de difuntos me entero de que los mejicanos, dando un paso más en la fantástica familiaridad con que conviven con la muerte, están desarrollando de modo imparable el culto a la Santa Muerte.

Argumentaba Epicuro que no había que temer a la muerte porque cuando estamos nosotros no está ella y cuando ella está ya no estamos nosotros. Un ingenioso argumento que no sé a cuantos convencerá; sin embargo los mejicanos optaron por confraternizar con ella, la han incorporado a su círculo familiar, intiman con ella y, de este modo, han sustituido el miedo por la confianza.


La Huesitos, La Flaquita, La Niña Blanca, La Santita, son varios de los apelativos dulces y cariñosos con los que se la denomina; a veces también como La Pinche Calaca, más áspero. Se la representa como a las vírgenes en los altares católicos y como las monjas amortajadas, coronada de flores, aunque con los atributos propios de la muerte, la guadaña o el reloj de arena. Como a los santos y a las vírgenes se le piden favores, pero como en las operaciones de brujería puede conquistar a una persona o cuidar un amor. En El blog de la muerte (puroshuesos.blogspot.com) he leído esta plegaria de una devota: MI FLAQITA LINDA SABES QUE TE AMO Y TE AGRADESCO TODO LO QUE HACES POR MITE PIDO ALEJES A VERONICA MARIN SANCHES DE LA VIDA DE MI ESPOSO NO PERMITAS QUE ELLA SE ASERQUE MAS A EL TU SABES CUANTO LO AMO TE QUIERO MUCHO FLAQUITA (Lo he transcrito tal cual lo encontré).


Andan los antropólogos atareados buscando explicaciones: que si es un culto propio de los momentos de crisis (al parecer la pérdida de fe en el mercado dispara la fe en el Más Allá), que si es un culto sincrético que funde la tradición indígena del dios de la muerte Mictlanteuchtli (que puedo escribir pero no pronunciar) con cultos y tradiciones católicos… Lo cierto es que en el barrio mexicano de Tepito salió a luz el culto al construirse una ermita para una imagen que aportó una devota en 1997; desde entonces afloraron otras muchas y el culto se ha extendido a pesar de la hostilidad de la Iglesia Católica que la considera una herejía y de la Evangélica, incluso de las autoridades mexicanas, lo que ha provocado alguna reacción popular.


Me divertí husmeando en algunas de las más de cuatro millones de entradas que ofrece Google sobre La Santa Muerte especialmente el blog arriba enlazado, el artículo del Universal de México El culto a la Santa Muerte y el post de Sheridam Revive la Santa Muerte en Letras Libres.
_____________________
IMAGEN: escultura de Dominik en Páztcuaro, México.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola¡
Permiteme presentarme soy tatiana administradora de un directorio de blogs, visité tu blog y está genial, me encantaría contar con tu blog en mi sitio web y así mis visitas puedan visitarlo tambien.
Si estas de acuerdo no dudes en escribirme
Exitos con tu blog.
Un beso
tatiana.
ta.chang@hotmail.com

eclesiastes dijo...

Me ha sorprendido lo de 1997.
En zonas de Argentina era un culto popular bastante más antiguo.
Acabas de hacer que me baje a la biblio de historia a buscar el ensayo sobre el tema, a ver si me refresco la memoria.

Vvvb dijo...

Poderosísima oración e invocación a La Santa Muerte para amarrar y hacer retornar en siete días a un amante, novio, o marido a tu lado.

Por los poderes de la tierra,
Por la presencia del fuego,
Por la inspiración del aire,
Por las virtudes del agua,
Invoco y conjuro a la Santa Muerte.

Por la fuerza de los ardientes corazones sagrados y de las lágrimas amargas derramadas por amor,
Para que se dirijan a vmac donde esté, trayendo su espíritu ante mi sbmm; amarrándolo definitivamente al mío.

Que su espíritu se bañe en la esencia de mi amor y me devuelva el amor en cuádruple.

Que vmac jamás quiera a otra persona y que su cuerpo solo a mi me pertenezca. Que mis recuerdos lo apresen para siempre, por los poderes de esta Oración.

Mi niña blanca, Santísima muerte usa tu poder y aleja a vmac de cualquier mujer con quien el esté en este momento, si estuviera; que haz que su boca solo pronuncie y diga mi nombre.

Yo sbmm quiero amarrar el espíritu y cuerpo de vmac porque lo quiero amarrado y enamorado perdidamente de mi.

Quiero que el se quede dependiente y esclavo de mi amor, quiero verlo loco por mi deseándome ardientemente como si yo sbmm; fuese la última mujer en la faz de la tierra.

Quiero su corazón prendido a mí eternamente, que en nombre de la gran Reina Santísima Muerte florezca este sentimiento dentro de vmac dejándolo preso a mi las 24 horas del día. “OH Mi niña blanca, Santísima Muerte, has de traer a vmac para mi, pues yo a el lo deseo, y lo quiero deprisa. Por tus poderes ocultos, que vmac comience a amarme y a desearme a mi sbmm a partir de este exacto instante y que el piense sólo en mi sbmm; como si yo fuese la única persona del mundo.

Que vmac venga corriendo hacia mí, lleno de esperanzas y deseo, que no tenga sosiego ni paz, ni descanso hasta que venga a buscarme, y vuelva manso u dulce a mí lado.

Santísima Muerte yo te imploro para que me traigas urgente a 
Vmac. Que me ame y me desee mucho, y venga manso y apasionado como yo lo deseo.