12 dic. 2014

Transgénicos

He escrito en varias ocasiones sobre transgénicos. Uno de los artículos en cuestión figura entre los diez más visitados de los casi quinientos que llevo publicados en este blog, lo titulé La confusión de los transgénicos. Estos días leí en el diario colombiano El Espectador una referencia a la intervención que el premio nobel de medicina Richards J. Roberts pronunció el día 1 en la inauguración del Congreso de Biotecnología de la Habana 2014. Es una satisfacción comprobar que las opiniones propias concuerdan con las de una personalidad de prestigio, aunque sea por casualidad. Reproduzco la referencia completa:
«El premio nobel de Medicina Richard J. Roberts acusó este lunes a los intereses políticos de algunos partidos, sobre todo ecologistas, de "satanizar" los alimentos transgénicos, cuando no existen evidencias científicas sobre sus perjuicios para la salud y "son una solución para combatir el hambre en el mundo". » Roberts, que inauguró este lunes un congreso de Biotecnología en La Habana, indicó que "no hay ni una sola escuela científica en el mundo que encuentre peligrosos para la salud los organismos genéticamente modificados (OGM)".
Roberts recordó que la carencia de alimentos es uno de los mayores retos a los que se enfrenta la humanidad en los próximos años, "mayor que las guerras o las enfermedades", ante el previsible aumento de la población, que afectará únicamente los países en vías de desarrollo, no a los desarrollados. 
Sobre la campaña para demonizar estos organismos, Roberts dijo que esos mensajes provienen fundamentalmente de la Unión Europea, que ha prohibido este tipo de cultivos como parte de una "estrategia política" para evitar que multinacionales como Monsanto controlen la distribución de alimentos en su territorio.
"Es algo muy peligroso, incluso trágico", señaló Roberts, ya que lanzan ese mensaje también a los países en vías de desarrollo, donde sí que necesitan los cultivos transgénicos para cumplir con la demanda de alimentos de sus habitantes.» El nobel responsabilizó a los partidos verdes y organizaciones ecologistas como Greenpeace de encabezar esa corriente de opinión contraria a los transgénicos, mientras "millones de personas mueren todavía por falta de alimentos". 
"Debería considerarse un crimen contra la humanidad y deberían enfrentar un juicio contra los tribunales internacionales por ello", aseveró este científico que obtuvo el Nobel en 1993 por su trabajo sobre los intrones, fragmentos de ADN que no contienen información genética. "Necesitamos más ciencia dentro de lo político y menos política en el mundo de la ciencia", añadió».
Bien sea por fundamentalismo, de lo que no están libres organizaciones con timbre de progresistas, como por intereses poco confesables, lo cierto es que desde muy prestigiosas oenegés se ha inducido a la confusión entre la lucha contra el capitalismo, con las todopoderosas multinacionales que arrastra, y avances científicos de transcendencia monumental para el futuro de la humanidad, como es el caso de la modificación genética. Por desgracia el populismo, que con tanta facilidad provoca decisiones políticas, ha hincado el diente esta vez en la UE sobre tema tan delicado.
Las opiniones de Roberts cuentan con la garantía de un científico honesto al que Monsanto no tiene en nómina; también con la imposible complicidad con el capitalismo del lugar donde se vertieron: La Habana. En esta ocasión no nos vale el sermón anticapitalista para chantajear ardorosos e ingenuos corazones progres, habrá que buscar otros argumentos para rebatirlas.
Es evidente que la campaña emprendida por el ecologismo está teniendo en este caso un éxito notable, lo que es motivo de preocupación por lo que supone de regresión. En el Bajo Imperio las supersticiones neoplatónica y cristiana acabaron por imponer el pensamiento mágico sobre el racionalismo científico de origen jónico, el atomismo y el epicureísmo. En aquel tiempo no se trató de una anécdota puntual, esperemos que hoy sí lo sea y no nos esperen como entonces mil años de oscuridad. La digresión histórica quizás fue excesiva. Disculpen.

1 comentario:

Mark de Zabaleta dijo...

Gran artículo...excelente "aviso a navegantes" !

Saludos