2 jun. 2016

El cardenal que regresó del pasado

Cañizares dixit: "esto [la familia, la vida] es lo que destruye la ideología más insidiosa y destructora de la humanidad de toda la historia, que es la ideología de género, que tratan de imponernos poderes mundiales (feminismo, ‘imperio gay’ que dice en otro lugar) más o menos solapadamente con legislaciones inicuas, que no hay que obedecer"

De quien se ha educado en la creencia de que unos textos escritos hace entre dos mil setecientos y dos mil años constituyen la guía básica e irrefutable para la humanidad en su comportamiento moral y organización social, no puede decirse que esté al loro sobre los caminos de la sociedad moderna y, mucho menos, esperar que los acepte alegremente. Todo ello sin entrar a considerar el bosque de contradicciones que tales textos presentan (múltiples autores movidos por intereses diversos y condicionados por circunstancias variadísimas surgidas a lo largo de casi un milenio), y su imposible traslado a la mentalidad contemporánea, cuadratura del círculo en la que se empeñan los mil y un credos de esa raíz que pululan por el mundo. El señor Cañizares, Arzobispo de Valencia y cardenal, se encuentra en esa tesitura.


Resulta impactante su discurso, torpemente hilvanado, sobre los peligros apocalípticos de lo que llama ‘ideología de género’, refiriéndose a las políticas de igualdad que vienen abriéndose camino en los últimos tiempos. Al realizar la condena ensalza tácita, además de explícitamente, la ideología patriarcal que la Iglesia ha defendido siempre como modelo único de organización social, que margina dolorosamente a la mujer, y su derivado, la heterosexualidad, como única opción aceptable, que convierte en apestados a homosexuales, transexuales, etc. Todo ello ha venido ocurriendo desde tiempos de Constantino (S.IV), es decir, desde que el cristianismo se convirtió en la ideología hegemónica y desde donde no ahorró esfuerzos ni violencias para convertirse en única.

A partir de esos tiempos la Iglesia Católica se ha venido construyendo una cultura, que Cañizares reivindica y trata de mantener viva, como ponen de manifiesto las imágenes, que tienen más que ver con riqueza, prepotencia, soberbia y anquilosamiento que con los mensajes de pobreza, humildad, templanza e intemporalidad que predica al rebaño.

Obviamente el gran patriarca Cañizares siente amenazada su posición de privilegio por los deseos de igualdad de género y de igualdad ciudadana que mueven a sus contemporáneos.

Sólo puedo darle la razón.
_______________________________
Las imágenes son fotos oficiales del cardenal, sedente y andante, luciendo la “capa magna” (5 m. de cola),  en un acto litúrgico en Roma. Cualquier parecido con el medievo es real.